¿Por qué a los sordos se les dificultan las matemáticas?

¿Son difíciles las matemáticas para el alumno con sordera? Seguramente te has preguntado cómo aprende un sordo matemáticas; cómo es que logra comprender todos esos conceptos que incluso a ti como oyente se te han llegado a complicar. Está comprobado que los niños con deficiencias auditivas presentan problemas en el área de matemáticas, sin embargo, no hay que dar por un hecho que todos los sordos son “malos” en matemáticas y mucho menos pensar que los problemas de razonamiento lógico-matemático son inherentes a la sordera (eso es completamente falso).

¿Son realmente difíciles?

La realidad es que no es nada del otro mundo, la razón por la que a los alumnos sordos se les dificultan las matemáticas tiene que ver directamente con las dificultades en sus habilidades lingüísticas y comunicativas; es decir, si las personas con sordera resolvieran dichos problemas, resolverían también aquellas dificultades de procesamiento matemático. De hecho, resolver el problema comunicativo parece fácil, sin embargo, es todo un tema.
Tratemos de recordar un poco qué era todo aquello que debíamos aprender en la secundaria o la preparatoria en cuanto a matemáticas se refiere. Aritmética, álgebra, geometría analítica, trigonometría, probabilidad y estadística, cálculo diferencial e integral… ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas lo difícil que era comprender la utilidad de cada una de las fórmulas que parecían no tener sentido? ¿Recuerdas la cantidad de despejes que realizabas sólo para encontrar el valor de “x”? Y sobre todo, ¿Qué significaba esa letra?, ¿Qué representaba en el problema que estábamos solucionando?

Una seña para cada concepto…

Ahora imagina cuan difícil sería explicar todo eso en lengua de señas, una seña para cada fórmula o concepto, ¿pero a quién le importa? Solo a un profesor de matemáticas interesado en aprender cada uno de ellos para explicárselo a su alumno sordo. Lo que sucede es que difícilmente se consigue dicha información… quizá podamos encontrar las señas básicas de: suma, resta, multiplicación y división, pero si vamos más allá, difícilmente las encontraremos, esas palabras como “coeficiente”, “exponente”, “derivada”, “teorema”, etc. son las que pueden ayudar a los oyentes a comprender mejor la lógica de los problemas que se están realizando, pero al parecer, dichas señas no existen.

“Hay una cierta cantidad desconocida de conceptos de naturaleza científica de uso común en el español que no están presentes en la seña. Un ejemplo de ello son los tres estados de la materia, líquido, sólido y gaseoso. Esto genera una serie de problemas críticos que tienen que ver con nociones esenciales del desarrollo del pensamiento. No es que no puedan comprenderlos, es simplemente que no existen y cada vez que se enfrentan a ellos recurren a nociones que en sentido estricto no son las que cubre el concepto. Por ejemplo, para agua líquida, sólida o gaseosa hay tres señas diferentes. Supongo que cualquier niño oyente con conocimientos básicos de ciencias naturales puede entender el concepto de estado líquido y aunque no dudo de la capacidad del sordo, su lengua no incluye estas nociones, y en consecuencia pierde la universalidad que se busca mediante estos conceptos de naturaleza y origen científico.” (Melgar, J.F, 2009)

Pero no todo es color gris, hay que recordar que los sordos son sumamente observadores, eso fue lo que me platicó un arquitecto sordo; me comentó que todos los problemas los resolvía mediante la observación y sustitución de fórmulas, e imagino que para él fue más difícil aún, ya que no utilizaba para nada la lengua de señas, todo fue meramente observación.

Las matemáticas tienen fama de ser difíciles, pero si comprendemos que todo tiene un origen y un por qué, nos resultará más fácil entenderlas, si podemos establecer relaciones lógicas entre fórmulas y conceptos ya no necesitaremos nada más como oyentes, pero un sordo, definitivamente necesitará bastante apoyo en cuanto a comunicación se refiere para aprender de la mejor manera.

Si tienes a un compañero, alumno o amigo sordo, no tengas miedo de ayudarlo en matemáticas, igual pueden inventar sus propias señas para referirse a algunos conceptos, lo importante siempre será saber el por qué estamos realizando determinado procedimiento y hacia dónde nos llevará; eso sí, si sabes lengua de señas, te será más fácil apoyar a tus compañeros o alumnos sordos, así que ¡adelante! Por un mundo de inclusión, tolerancia y empatía.

Leave a Reply