¿Qué es el audismo? Otra forma de llamar a la discriminación

¿Qué es el audismo? La mayoría de las personas sabe que al discriminar a una persona por su color de piel, se le llama racismo; que al dar por hecho que una mujer debe estar limpiando la casa en lugar de trabajar, se le llama machismo. ¿Pero qué pasa con las personas que son discriminadas por el hecho de ser sordos? A eso se le llama audismo, y quien lo hace se le considera audista.

El audismo es un término creado por el profesor sordo Tom Homphries, que se utiliza para hacer referencia a la discriminación o marginación sufrida por las personas sordas a lo largo de la historia hasta la actualidad. La actitud de muchas personas oyentes que se creen superiores por su capacidad de oír, o incluso a los sordos que se les impone la oralización y se les niega el aprendizaje de la lengua de señas, también se le considera audismo. El audista, entonces, es la persona que argumenta, acciona y reacciona a favor del audismo.

La actitud audista en la actualidad: Testimonios

Muchas veces y sin darnos cuenta, como oyentes podemos cometer el error de caer en el audismo; recuerdo una vez que yo estaba fuera de una tienda hablando en señas con una persona sorda que buscaba firmas y apoyo para una escuela para sordos en Veracruz. A los minutos sale un hombre y me pregunta “¿está todo bien, señorita?”, claramente, el hombre tenía las mejores intenciones del mundo, sin embargo, él no sabía que los sordos suelen comunicarse en lengua de señas, es decir, lo más probable es que haya pensado que con quien yo hablaba era “un loco que me estaba molestando“. Me dio mucha pena.

Como esta anécdota, hay muchas más. En el blog “Stop Audismo” se presentan varios testimonios experimentados en carne propia por personas sordas:

“…Mientras trabajaba en una empresa un compañero oyente me propuso que fuésemos socios de nuestra propia empresa. Acepté encantado porque sería muy positivo para mí como persona sorda. Una vez creada empezamos a trabajar. Mi compañero contactaba con otras personas y yo le pedía que me dijera algo porque quería enterarme. Él contestaba que luego, que esperase un poco. Pasaba el tiempo y volvía a preguntarle de qué hablaba y él me respondía lo mismo, que esperase un poco. Después cuando podía decirme algo me lo decía en un segundo, algo raro cuando había estado horas hablando…

“…Estuve trabajando en una empresa como manipuladora donde todos los trabajadores eran oyentes y se pasaban el día hablando. Yo iba a lo mío, a mi trabajo. Un día mi jefe contrató a una persona sorda como yo y me alegré. Pasábamos la jornada signando mientras trabajábamos y mi jefe nos llamó la atención para que dejáramos de signar. Mis compañeros oyentes se pasaban todo el rato hablando y el jefe nunca les ha dicho nada. Me sentí marginada…

“...Cuando estaba en el Bachillerato había una conferencia interesante a la quería acudir, para ello necesitaba el servicio de intérpretes de lengua de signos, ya que soy una persona sorda, y me dijeron que sí. Al llegar el día, acudí y pregunté por el intérprete, me dijeron que no había y me dieron unos papeles… Me hubieran avisado antes y así no hubiera ido…

¿Cómo reaccionar ante el audismo?

Primero, tenemos que partir de la humildad y aceptar que no lo sabemos todo, es decir, todos somos ignorantes en cierta medida y en diversos ámbitos. Así como no debemos etiquetar a las personas sordas de “discapacitados”, tampoco debemos etiquetar o catalogar a quienes ignoran algunos hechos de la sordera (por ejemplo, referirse hacia los sordos como “sordomudos”) inmediatamente como audistas. Lo mejor que podemos hacer es informarle a la persona acerca de aquello que ignora, claro, con todo el respeto que se merece. Ahora, si no es por ignorancia y se trata de discriminación en su máximo esplendor, no vale la pena tratar con personas con dicha actitud, lo mejor que podemos hacer es brindar nuestro apoyo al sordo y seguir informando a nuestros amigos, compañeros y conocidos, acerca de la sordera, la comunidad y la cultura sorda.

Siempre hay que tratar de estar lo más informado posible para no caer en situaciones como las que se vieron anteriormente. Difundamos y compartamos lo que sabemos y tenemos como personas. Por un mundo de inclusión, tolerancia y empatía.

Leave a Reply