Características del niño sordo

Ya hemos hablado sobre lo que es la discapacidad auditiva, la lengua de señas y su importancia, pero poco sabemos acerca de las características de un niño sordo; en este artículo hablaremos acerca de ellas, y ¿por qué no? Desde un punto de vista pedagógico, así que si eres docente y tienes un alumno con sordera o hipoacusia, seguramente te interesará.

 

Características físicas

  • Distorsión del sonido: Cuando el oído interno se encuentra dañado, la posibilidad de analizar e interpretar los sonidos se ve afectada, por lo cual hay distorsión e impresión del sonido.
  • Reclutamiento: Ocurre principalmente en las pérdidas auditivas de origen coclear, este efecto causa que, al producirse un sonido suave, la persona no lo escucha, pero cuando se produce un sonido mediano o fuerte, perciba el cambio de manera exagerada, lo cual ocasiona muchas molestias en la persona.
  • Presencia de zumbidos (acúfeno): Algunos sordos reportan que en situaciones de silencio escuchan ruidos o zumbidos dentro de su cabeza que les impiden descansar o concentrarse; y es posible que este efecto esté asociado con la producción de sonidos en el oído interno o con sonidos producidos en el interior de nuestro cuerpo.

Características psicomotoras

Como lo habíamos mencionado, la persona con sordera puede realizar las mismas actividades que un oyente con respecto a la coordinación, es decir, el niño con discapacidad auditiva pasa por las mismas fases al mismo tiempo que el oyente, como gatear, caminar, saltar, sentarse, etc.; sin embargo, generalmente en los casos de sordera producida por meningitis puede presentar problemas en relación con regulaciones de equilibrio.

Características intelectuales

El hecho de que una persona presente discapacidad auditiva no significa que su desarrollo intelectual se verá afectado; puede influir debido a que no escuchar ocasiona que su atención no sea constante o no pueda seguir el mismo ritmo de trabajo, sin embargo, debemos saber que la sordera no es inherente al desarrollo intelectual.

El lenguaje ocupa un papel prioritario en ciertas dimensiones que, como ya mencionamos, pueden influir en las características intelectuales, por ejemplo: limitaciones en el juego simbólico, dificultades para recibir información y elaborarla adecuadamente, problemas de atención debido a la dependencia visual para comprender, etc.

Características comunicativas y de lenguaje

El desarrollo de lenguaje en los niños dependerá del entorno comunicativo en el que crece. Si a los niños sordos se les comienza a inculcar la lengua de señas, pueden NO presentar algunas características de las que mencionaremos a continuación:

  • A partir de los nueve meses, la vocalización de los bebés sordos y oyentes es bastante parecida; después comienzan a diferir: las vocalizaciones de los bebés sordos tienden a desaparecer debido a la falta de retroalimentación auditiva, es decir: no escuchan, por lo tanto, no repiten.
  • Si al niño sordo se le estimula desde muy pequeño al método oral, a la edad de cuatro años podrá expresar alrededor de 200 palabras; sin embargo, resulta muy inferior a comparación con los oyentes, quienes, a esa misma edad, cuentan con un vocabulario de aproximadamente 2000 palabras.
  • La combinación de palabras de los niños con pérdida auditiva inician poco antes de cumplir los tres años, mientras que, en niños oyentes, la combinación inicia alrededor del año y medio.
  • Las estructuras sintácticas son frecuentemente incorrectas, por ejemplo: omisiones de artículos, proposiciones, pronombres, etc.
  • Habla ininteligible (si el niño no recibió un entrenamiento adecuado)
  • Comprensión y producción del léxico lentas, reducidas e inestables.
  • Usa excesivamente gestos y movimientos al expresarse.

Características socioemocionales

Las características socioemocionales se dan dependiendo de la calidad de las interacciones que existan entre el niño sordo y su entorno, pueden existir las siguientes:

  • Baja interacción social
  • Elevado grado de frustración
  • Miedo e inseguridad
  • Dificultades en la comprensión y control de emociones
  • Poca autorregulación
  • Dependencia y falta de responsabilidad
  • Dificultades para comprender reglas sociales

Mucho tienen que ver los padres de familia en cuanto a la dependencia se refiere, ya que, en muchas ocasiones, los padres tienden a sobreproteger a sus hijos, y esto repercute de cierta manera en el niño sordo. En realidad, la parte emocional es un tema muy extenso, ya que muchos sordos se sienten frustrados o incomprendidos, en especial con la ausencia del lenguaje.

Es por ello que aconsejamos, en caso de tener un niño sordo, recordar que es muy importante que los padres de familia se familiaricen con la utilización de una nueva lengua cuanto antes, así, su hijo podrá desenvolverse de la mejor manera en el entorno en que se encuentre; de lo contrario, la adquisición de nuevos conocimientos o incluso las normas sociales las aprenderá a un ritmo mucho más lento.

Leave a Reply